“En tiempos de tensión, endulce el té”

La historia de la humanidad está eternamente ligada con la historia del azúcar. Hace 4.500 que está documentada la existencia de la caña de azúcar, bajo el nombre de Sarkura. Los primeros en saber extraer su fruto, el azúcar, fueron los egipcios. Más adelante, en la Edad Media se extiende de las manos de Napoleón, también fue él quien impulsó el uso de la remolacha azucarera en sustitución de la caña de azúcar, queda claro que era un enamorado del dulce. Leer Más…

Dime qué té bebes y te diré quién eres

A través de una encuesta realizada a los consumidores habituales de té se ha desarrollado un estudio que permite catalogarnos según sea nuestra manera de disfrutar de esta caliente y reconfortante bebida. Modismos, rituales, tipos de té… Todo se ha tenido en cuenta para identificarnos.

Cada gesto que hagamos mientras nos preparamos para la hora del té delatará un tipo de personalidad del que tal vez ni siquiera nosotros seamos conscientes. Las clasificaciones son sencillas, pero altamente prototípicas: perfeccionistas, serios, despistados, tranquilos y prácticos. Leer Más…

Cómo nacieron las bolsas de té

Como suele suceder con muchos de los inventos de la historia, el origen de las bolsas de té fue algo totalmente casual y fortuito. Thomas Sullivan, importador norteamericano de té, decidió, a comienzos del siglo XX, embolsar el té en paquetitos de seda para mejorar su manipulación. Sin embargo, sus clientes terminaron dándose cuenta de la comodidad que ofrecía este novedoso envoltorio y dejaron de echar las hojas sueltas en las teteras.

Así nacieron lo que hoy conocemos como bolsas de té. En la actualidad son muy pocas las personas que se preparan el té mezclando el agua caliente con las hojitas de la planta. Prácticamente todo el mundo, ya sea por comodidad o falta de tiempo, se decanta por el uso del té embolsado. Leer Más…

 Scroll to top