graffiti ecológico

Yarn Bombing o el crochet urbano

Ni grafiti, ni pintadas, ni megaesculturas, ni funcionalidad. El Yarn Bombing lleva desde el 2004 invadiendo las principales ciudades del mundo y renovando el mobiliario urbano a golpe de agujas e hilo.

Los tejedores domésticos de lana, los aficionados al punto y al crochet se cuentan por miles en esta faceta de nuevos artistas callejeros. De la punta de sus agujas nacen inmensas fundas de lana con las que ‘quitar el frío’ a los bolardos, las señales de tráfico, los árboles, las barandillas, los bancos del parque, las farolas…

Leer Más…

 Scroll to top