Curiosidades alimentos

La miel, un dulce prehistórico

Si pensabais que los dulces eran solo cosa nuestro tiempo, estáis muy equivocados. Desde la prehistoria, el ser humano muestra una especial predilección por este sabor. Desde los frutos dulces hasta la miel de abeja, los hombres de la prehistoria supieron sacar buen provecho de las golosinas ofrecidas por la naturaleza.

Higos, dátiles y demás frutos dulces reinaban en las “mesas” prehistóricas haciendo las delicias de grandes y pequeños… Al menos hasta que el recolector de la familia se topaba con un buen panal y lo saqueaba para obtener la rica miel que tanto gustaba. Leer Más…

¡Cuánto pica!

La tradición gastronómica europea ha pasado olímpicamente de los sabores muy picantes… por lo menos hasta ahora, ya que en esto del mundo gourmet también existen tendencias y para este año, en los fogones más caros del mundo, se lleva lo del picante. Ahora bien, aunque dicen que sarna con gusto, no pica, te asombrarías de lo peligrosas que pueden llegar a ser algunas de estas experiencias un tanto extravagantes.

De la delicadeza y el equilibrio de las combinaciones de sabores asiáticas -que nos iniciaron en la moda del picante con el intenso wasabi- se ha llegado a un punto en que traspasar fronteras puede darnos más de un susto. Es el caso de algunos restaurantes americanos en los que debes firmar un consentimiento informado, en el que exoneras a las empresas de cualquier tipo de responsabilidad sobre lo que vas a meterte en la boca. Leer Más…

Objetos comestibles

Como bien afirmó el filósofo y antropólogo alemán, Ludwig Feuerbach, “somos lo que comemos”. La comida tiene un gran peso en nuestro día a día pero, ¿os imagináis comiendo objetos? Sí, es posible. Desde muebles hasta zapatos, pasando por vasos, envoltorios de comida, platos… ¡Todo lo que podáis imaginar y más!

El primero en experimentar en este sentido fue el cocinero Firo Vázquez de Parga, quien en 2003 ofreció a sus clientes obleas con poemas escritos con tinta de calamar. Su objetivo era claro: alimentar el cuerpo y el espíritu de sus comensales. Leer Más…

Food Painting: Cuadros que se comen

Se llama Food Painting, literalmente ‘Pinturas que se comen’, en alusión a la elaboración o reproducción de obras de arte, en especial cuadros famosos, para cuya recreación se sirve el artista de cualquier elemento comestible: frutas, salchichas, verduras, legumbres, café, caramelos, mantequilla…. ¿El resultado? Un cuadro muy apetecible.

Desde pequeñas caricaturas, hechas con mermelada y confituras, ‘pintadas’ con la punta de un cuchillo sobre el lienzo improvisado por el plato del desayuno Leer Más…

1 2  Scroll to top