El café cortado conquista a los neoyorkinos

¡Un cortado, por favor! Y con la mayor brevedad posible disponemos ante nosotros de un café expreso con un poco de leche que, acompañado con un poquito de azúcar o edulcorante, nos entona que da miedo. Algo tan clásico para nosotros llega de nuevas a Norte América y, como no podía ser de otra manera, conquista a los neoyorquinos.

De hecho, las cafeterías más chic de Nueva York ya disponen de este tipo de café, sin variar ni un ápice su nombre, a disposición de todos sus clientes. Vamos, que si nos lanzamos a la aventura de conocer la Gran Manzana y escuchamos “un cortadou” de vez en cuando, realmente están pidiendo lo que habéis creído oír.

El café cortado es bastante popular en España, Portugal y América Latina. Aunque, según en el país hispanoamericano que estemos, lo llamaremos “cortadito” (Cuba y Puerto Rico) o “marrón” (Venezuela), para diferenciarlo del café expreso sin leche.

La historia de los expresos con un toque de leche no tiene misterio. Comenzaron a servirse de esta manera para disimular el amargor del café puro. Lo realmente curioso es que hayan tenido que pasar tantos años para que los norteamericanos se dieran cuenta de lo bueno que está. Con esto no queremos decir que dejen de tomar sus lattes en enormes vasos térmicos, ni mucho menos, pero nunca estará de más probar algo distinto en cantidades más moderadas.

Por supuesto, uno de los mejores sitios donde disfrutar del mejor expreso, sigue siendo Dunkin’ Coffee. Acércate a cualquiera de nuestras tiendas y no te cortes.

Fotos en CC: Flickr/Ahmed Rabea; Flickr/m01229

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Por favor introduce tu nombre, email y un comentario.

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>