Monthly Archives: febrero 2014

¿Cuándo llegó el chocolate en tableta?

Desde el ‘descubrimiento’ del chocolate y su llegada a Europa, el antiguo continente tuvo que esperar unos cuantos añitos hasta que, en 1828, el holandés Coenraad Johannes van Houten ideó una prensa hidráulica con un efecto secundario único: la creación de tabletas de chocolate.

El chocolate llegó a España, acompañado de otros tantos deliciosos productos, tras la conquista de América y ni qué decir tiene que este exquisito manjar tardó poco en extenderse por toda Europa. Eso sí, hasta el siglo XIX sólo podían acceder al chocolate la clase más pudiente, pues se trataba de un producto con un coste bastante elevado. Leer Más…

Hace 3.000 años ya se comían sándwiches

 

El hecho de que el sándwich, tal cual lo conocemos hoy en día, nos haga pensar en el Reino Unido, no quiere decir que esa sea su procedencia original. Da igual lo mucho que insistan en que este emparedado tenga ese nombre debido a John Montagu, duque de Sándwich, él no fue su inventor… aunque sí uno de los primeros nobles en sacar provecho a tan especial manjar.

La procedencia real de los sándwiches data del año 1000 a.C., donde los soldados hititas recibían, a modo de ración previa a los combates, dos rebanadas de pan con carne en medio. Aunque este práctico ‘plato’ tuvo que esperar miles de años para ser reconocido como delicia gastronómica y recibir el nombre que lo convirtiera en un producto conocido a nivel mundial: el sándwich. Leer Más…

Cómo nacieron las bolsas de té

Como suele suceder con muchos de los inventos de la historia, el origen de las bolsas de té fue algo totalmente casual y fortuito. Thomas Sullivan, importador norteamericano de té, decidió, a comienzos del siglo XX, embolsar el té en paquetitos de seda para mejorar su manipulación. Sin embargo, sus clientes terminaron dándose cuenta de la comodidad que ofrecía este novedoso envoltorio y dejaron de echar las hojas sueltas en las teteras.

Así nacieron lo que hoy conocemos como bolsas de té. En la actualidad son muy pocas las personas que se preparan el té mezclando el agua caliente con las hojitas de la planta. Prácticamente todo el mundo, ya sea por comodidad o falta de tiempo, se decanta por el uso del té embolsado. Leer Más…

Café para ser más positivos

¿Decaído, adormilado, triste…? No pasa nada, una buena tacita de café obrará maravillas con tu humor y la cafeína logrará que tu cerebro capte a la perfección palabras positivas, sin inmutarse ante las negativas.

No es broma. Ha quedado científicamente demostrado. Ingerir diariamente unos 200 miligramos de cafeína, es decir, entre 2 y 3 tazas de café, aumenta en los siguientes 30 minutos la receptividad del cerebro ante el lenguaje de carga emocional positiva. Palabras como “feliz”, “fiesta”, “héroe” o “fin de semana” las pillaremos al vuelo, mientras que términos con efecto negativo, o incluso neutro, nos pasarán totalmente desapercibidos. Leer Más…

1 2 3  Scroll to top